EL USO Y ABUSO DE LA PANDEMIA

Por: José Miguel Santamaría

No tiene ningún sentido que los mandatarios, funcionarios o servidores públicos terminen aprovechándose de la pandemia del coronavirus para sacar provecho político o económico del mismo, desafortunadamente eso es lo que ha venido pasando en Colombia, y me imagino en muchos otros países.

 

El provecho político tiene dos aristas, una buena y una mala, la buena es el mandatario que hace las cosas bien, piensa en el bienestar común y el pueblo que el lidera lo reconoce, esto ha logrado que el presidente Iván Duque por su gestión durante la pandemia haya subido su favorabilidad desde niveles del 27% hasta el 70% en promedio de las últimas encuestas; y la mala es el mandatario que aprovecha la situación para tener visibilidad haciendo propuestas populistas e irracionales que caen bien pero son imposibles de realizar, de esta manera termina dejando mal parado a sus rivales ideológicos.

 

Otros que aprovechan de esta desgracia para el mundo son los corruptos ya que ante la necesidad de actuar eficientemente en contra del problema tan grande que tenemos se aprovechan y terminan haciendo contratos con sobrecostos, compran comida dañada para mercados a precio de absurdos, se inventan asesorías insulsas etc., definitivamente para los dañados no hay tema que valga para hacer sus fechorías. Gran parte del problema de la falta de hospitales y de unidades de cuidados intensivos en el país ha sido el manejo politiquero y deshonesto con el que se ha venido manejando el sector de la salud, para la muestra Cundinamarca, durante los últimos gobiernos la salud solo ha servido para devolver favores políticos y hoy en día siendo el cuarto departamento del país por habitantes y estructura económica, en infraestructura hospitalaria y de Ucis está en los últimos lugares.

 

Las entidades financieras también tienen su parte, el gobierno hace grandes esfuerzos para conseguir recursos y como lo he dicho anteriormente, los bancos de primer piso no ha sido lo suficientemente diligentes en entregar los recursos a quien verdaderamente los necesitan, hay anécdotas hasta risibles acerca de esto. Acá hay culpa de parte y parte, por un lado, el gobierno no ha logrado entregar los recursos directamente, sin intermediarios, y por otra, los bancos deben dimensionar el problema  en el que estamos.

 

No quiero dejar de hablar sobre los lideres de izquierda, ellos saben que la única manera para acceder al poder en Colombia y gobernar es generando caos y confusión, muchos de ellos se han propuesto a contradecir todas y cada una de las decisiones del gobierno independiente que estas sean buenas, malas o necesarias, todas las propuestas de esta izquierda tienen un tinte bastante populista y oportunista, que son imposibles de cumplir bien sea por temas presupuestales o porque perjudican de manera grave al sector productivo y atentan contra el empleo y el futuro de la economía, es mas, tienen tan clara la estrategia que son capaces de ir en contra de la población con tal de obtener réditos políticos.

 

El momento histórico que vivimos no es una carrera por definir de que lado se debe estar, si del lado de la vida o de la economía, se debe es mirar que es lo mejor para la sociedad, para el país, así como permanecer en cuarentena hasta que aparezca la vacuna es absurdo, también lo es liberar todas restricciones para volver a la normalidad, ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre.