ESPIRAL DE CONCIENCIA COLECTIVA

UNA NUEVA PROPUESTA CAPITALISTA

(PARTE I)

Por: Ana María Balcázar

 

Plantear nuevas ideas estrategias y modelos se convierte en parte fundamental en el análisis económico; más aún cuando las evidencias demuestran que el modelo capital se perpetua, enmarcado en los principios neoliberales. 

 

El presente documento desarrolla el modelo de Espiral de Conciencia Colectiva, basado en el modelo de las empresas que aprenden. Se toman como postulados de la Escuela Austriaca: El individualismo y concepto de Emprendimiento.

 

Se propone un modelo con individualismo ético, que contribuya en el crecimiento y desarrollo económico a través del consumidor, empresario, inversionista, gobernante e investigador ético; como nuevo agente económico.

 

Al abordar al empresario ético se parte de los postulados sobre empresa, empresario, emprendimiento, expuesto por la Escuela Austriaca, como ejes dinamizadores dentro de la Economía de Mercado.

 

El modelo propone un cambio generacional, desde la niñez a través de la familia, de los colegios y la academia, en la búsqueda de la maximización de la felicidad y los beneficios, teniendo en cuenta el costo de oportunidad del bien común frente al particular (espiral de conciencia colectiva), con conductas éticas.

 

La propuesta busca el desarrollo de la economía ética, la cual pretende romper con la cadena de desigualdad, pobreza, injusticias sociales, inequitativa distribución del ingreso, delincuencia, hambrunas y maltrato.

El factor productivo relevante, son las capacidades y habilidades empresariales, enmarcado en la sociedad poscapitalista, en donde la innovación, creatividad, conocimiento se convierten en los motores fundamentales de dinamización de los mercados.

 

El modelo propuesto resalta la importancia del desarrollo del capitalismo, colocándolo como único sistema existente capaz de generar riqueza, pero lo vincula al desarrollo de los agentes económicos éticos, en los cuales el factor productivo es el conocimiento.

 

Se crítica al capitalismo, se proponen modelos simultáneos, pero la evidencia demuestra que el modelo se sigue perpetuando. Tal vez en el mundo, en las sociedades, no se haya logrado erradicar las diferencias sociales, la brecha cada vez más distante entre ricos y pobres, las injusticias, la violencia, el hambre, el flagelo del subdesarrollo porque nunca se ha atacado el núcleo del problema. Se ha estado atacando a un modelo, buscando a un culpable por las desigualdades en algo que por sí mismo no cobra vida, que cobra vida es por el interactuar humano.

Criticar un modelo de mercado que se perpetúa, no es una solución. "El mercado, a pesar de todas sus imperfecciones, sigue siendo muy superior a todas las demás maneras de organizar la actividad económica" (Karl Marx).

 

La lucha por un salario justo es coherente con el capitalismo. El consumidor es el rey de la economía, si hay ingreso hay consumo, el consumo genera en el empresario el estímulo para producir más, para invertir más y esto a su vez genera más trabajo; lo que implica un consumo superior, generando una producción e inversión superior, contribuyendo así con el espiral del crecimiento económico, beneficiando al modelo.

La historia muestra la evidencia de los fracasos de un modelo alterno, como el comunista. El factor de fracaso es el mismo ser humano que se apropió de un modelo que iba en contra del espíritu de libertad y de competitividad, que son inherentes a su naturaleza.

Continuaré compartiéndoles más sobre la Espiral de Conciencia Colectiva en una segunda entrega.