NO ESPERAR

No hay que esperar a que la vida nos ponga en situaciones límites

para darnos cuenta si estamos anclados en lo fundamental.

 

Si esto está claro, no le tendremos miedo ni a la vida ni a la muerte.

 

Sólo hace falta vivir con sentido claro del fin

y saber que de la vida podemos dar cuenta en cualquier momento,

 

para tocar fondo, lo que nos permite conocernos bien

y configurar nuestro proyecto de vida libremente.

KLUGER MANN