MOVILIDAD:

UN ASUNTO VITAL

Por: Nelson Roberto Pardo Giraldo

 

Apreciados amigos y queridos lectores, quiero agradecerle a mi buen amigo Jair Peña Gómez, su gentil e inmerecida invitación, para formar parte del grupo de columnistas de este nuevo portal, que con gran éxito nació hace ya varias semanas. Espero igualmente no ser inferior a mi compromiso con Él y con la audiencia. Mis vínculos con La Linterna Azul, seguirán intactos y con el mismo entusiasmo e interés de siempre.

Después de este pequeño preámbulo, quiero contarles que este tema de la “Movilidad”, ha sido para mí, motivo de análisis y estudio, desde hace muchos años. Dos motivos principales para hacerlo, el primero mi amor permanente por los carros, que desde muy pequeño mi Padre Don Roberto Pardo López, me inculcó, y que ha sido permanente y lo será hasta el final de mis días. Recuerdo de mi alegre niñez, los carros a control remoto y otros tantos, que Él me regaló, y con los cuales disfruté muchísimo en el jardín interior, de nuestra casa en el barrio La Soledad.

No solo, no olvido, sino que tengo gratos recuerdos, cuando en los hombros de Don Roberto, me llevaba en sus hombros a ver ya, competencias de Automovilismo, cerca a lo que hoy es la clínica Mederi, como también al circuito San Diego, por el Museo Nacional. Competencias internacionales de gran interés y emoción para mí.

Cuando ya fui mayor de edad, me vinculé activamente como piloto de competencias de autos de carreras, iniciando con el apoyo de Beatriz, quien es hoy mi señora, en la primera prueba que participé en La Calera, de campo traviesa, en un jeep Carpati. Esto lo hice siempre con gran gusto, amor, e inmenso cariño, por este deporte del automovilismo, del que fui también Miembro de La Federación Colombiana de Automovilismo, entre otros, Esto simplemente para indicarles, que la práctica de este lindo deporte, me llevó a estudiar  las normas internacionales y las nuestras, y por supuesto todas las medidas de seguridad, de manejo y de protección personal, al volante de un auto de carreras

Después de la práctica activa de mi deporte, y por una gran casualidad, con mis compañeros de la Corporación Amigos 80, nos vinculamos por una especial y amable invitación del director de la Policía Nacional, el Sr. General Rosso José Serrano, quien estaba invitando al sector privado y a grupos de empresarios y miembros de la sociedad civil, para que apoyáramos proyectos al interior de la institución, y en beneficio tanto de esta, como de la ciudadanía.

Dentro del convenio suscrito, nos fue asignada la especialidad “Policía de Carreteras”, con la que iniciamos una interesante y muy armónica relación de gestión, con los generales, altos oficiales y policías de la especialidad. Debo decir que siempre fuimos escuchados, y atendidas nuestras sugerencias y recomendaciones. En este interesante proyecto duramos si no estoy mal, durante más de 10 años, con un balance muy exitoso. Lo primero que hicimos para saber dónde estábamos parados, y conocer que pensaba la ciudadanía y los trasportadores, sobre el papel de la Policía de carreteras, realizamos una gran encuesta a nivel nacional, en cabeza de la empresa de uno de nuestros miembros, el CNC, bajo la dirección de Carlos Lemoine, que produjo un diagnostico que nos permitió trazar una hoja de ruta. Amigos 80 envió  a capacitarse al exterior, a varios grupos de Policías, entre otros, a países como México, Chile y España. Este proceso de especialización, le aporto mucho a cada uno de nuestros Policías, en su trabajo en las diferentes carreteras de nuestra geografía nacional, en temas tan importantes como la seguridad vehicular, y la de sus conductores y sus familias, como también en el transporte de pasajeros y de carga.

Sobre este rubro de “Seguridad Vial”, trabajamos mucho con agencias de publicidad, que nos acompañaban en campañas masivas en las operaciones “Éxodo y Retorno”, en épocas de vacaciones y de puentes festivos. A este tema se añadía, la entrega de material educativo muy concreto y corto, con indicaciones y recomendaciones de manejo, precaución y prevención de peligro, por velocidad o consumo de alcohol y otros. La presencia de ambulancias y grúas y equipo de auxilio mecánico, fueron unas de nuestras recomendaciones para reafirmar su uso y presencia, coadyuvado esto por los concesionarios viales.

Participamos igualmente, en la discusión del Código Nacional de tránsito, en el Congreso de la Republica, con el liderazgo total de la Policía Nacional, aportamos propuestas para que este se actualizara. Hoy creo que vale la pena una revisión y una reforma a fondo del mismo. Siempre insistimos que el gran balance de las autoridades, no podía ser el número de comparendos impuestos, nos preguntábamos si eso era sano, por la corrupción que eso generaba al interior de la Policía, con órdenes de un mínimo de comparendos al día, como meta de resultados, impuesta por los jefes. También cuestionamos y lo hacemos igual hoy, a donde van a parar esos dineros y en manos de quien. Sobre eso no hay control alguno.

No es posible que hoy, en el caso de Bogotá, y de algunas ciudades más, con tan altísimos índices de inseguridad, en la que el hampa y toda la delincuencia, asechan de día y de noche a toda la ciudadanía, hombres y mujeres, la Policía de transito esté dedicada a parar vehículos, para pedirles su documentación y otros como el estado de las llantas, bajo el mandato en algunas oportunidades, de imponer los comparendos bajo cualquier pretexto, como elemento de entrega diaria de resultados y unos ingresos x. Afortunadamente el Presidente Duque anunció, como debe ser, que ya no irá más la Policía de tránsito, y que esta pasará a vigilancia y seguridad, en las urbes y zonas rurales, cambio que se necesita urgentemente, por la falta y el poco pie de fuerza.

Debo resaltar como un logro histórico para nuestra Corporación Amigos 80, el haber conseguido en una gestión muy importante y exitosa, en cabeza de nuestra Directora Ejecutiva la Dra. Paula Echandia,   la consecución e instalación a nivel nacional, del código 767,  de llamado de urgencias, para toda la ciudadanía. Es hoy motivo de orgullo para Amigos 80, haber tenido ese logro y un gran aporte a Colombia.

Esta fue una gran experiencia, que me ha permitido estudiar y analizar el tema de Movilidad, bajo el ángulo de las autoridades y por su puesto con el ojo avizor de un ciudadano, que como millones de conductores de vehículos particulares y de servicio público, siente y analiza las grandes falencias de las medidas y proyectos, que se han realizado en un proceso lleno de equivocaciones, siempre en detrimento del ciudadano.

Como no los puedo, ni quiero cansar, les prometo que en una segunda entrega, haré un balance de las cosas y medidas que se tomaran y las que se van a tomar, después de esta cuarentena y de una pandemia que no sabemos cuánto tiempo va a durar. A cuidarse mucho, guardados en sus casas con sus familias.