¡MENOS TRAGO, MÁS ALCOHOL!

Por: Andreas Althoff Ospina

 

 Profesional en Historia y Geografía de la Universidad de Bonn, Alemania.

Magister en Relaciones Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda.

La industria licorera está produciendo menos licor, pero más alcohol antiséptico. Eso es una consecuencia de la pandemia que vivimos y de la ley seca que se ha implementado en varios municipios del país. En este sentido, la palabra de moda “reinventarse” aplica perfectamente para el sector licorero.

Una de las pocas industrias que crecieron durante la Gran Recesión del año 2008 fue la del alcohol. En los Estados Unidos la venta de licores creció entre el 3% y el 7% durante los cuatro años posteriores a la recesión. ¿Pero cómo es la situación de la industria en la recesión actual?

El portal Business Web presenta un reporte que indica que la tasa anual de crecimiento del mercado de bebidas alcohólicas a nivel global será de un 2.6% para el año 2020.[1] Esa tasa baja se explica con el impacto que el Covid-19 está teniendo sobre el mercado. Se espera que en 2021 se recupere con una tasa de crecimiento del 7%.

En Colombia, el impuesto a la cerveza representaba el 26% y el de licores el 10% de las finanzas departamentales, según el reporte de la Federación Nacional de Departamentos (FND) de 2019. Por las circunstancias actuales de la cuarentena se estima que entre los meses de abril y junio se dejaran de recaudar $297.310 millones de pesos en impuestos al consumo, lo que representa una caída promedio del 30% en el consumo de licores, cervezas y cigarrillos.

Ya solo para el mes de abril se redujo en un 81% el recaudo del tributo para licores, vinos y aperitivos. Sin embargo, con respecto a refajos y cerveza la cifra ha sido menos dramática para este mes, ya que el recaudo se redujo solo en un 2%.

Luis Roberto Rivas, gerente de la Industria Licorera de Caldas, explicó en entrevista con el programa Hoy por Hoy de Caracol Radio que la aplicación de la Ley Seca en varios municipios significaba un serio problema para la empresa. Además, habló sobre las dificultades que están teniendo los meseros y los empleados de bares y discotecas que no están recibiendo ingresos. Rivas recordó que el 60% del costo de una botella es recaudado como impuesto que a su vez es destinado prioritariamente a los sectores de salud y educación.

Por su lado, Jorge Machuca, gerente de la Empresa de Licores de Cundinamarca, señaló en una entrevista publicada en La República como su empresa frenó la producción de ron y aguardiente para empezar con la de alcohol antiséptico y gel antibacterial. También se refirió a la importancia que van a tener los eventos y conciertos virtuales porque representan nuevos espacios para promover el responsable consumo de alcohol en casa.

La industria licorera es de alta importancia para la economía colombiana. 120.000 empleos dependen de ella, de los cuales 85.000 son asalariados y 35.000 son trabajadores independientes.

 

[1] Tamaño del mercado en 2019: 515.2 billones US $; 2020: 528.5 billones US $.