LOS NUDGES: LA CLAVE PARA CREAR UNA NUEVA NORMALIDAD

Por: Mateo Montoya

Si usted es comerciante, empresario o empleado y desea retomar la normalidad lo antes posible, mas no hasta que aparezca una vacuna contra el COVID-19; esta columna es de su inmediato interés. Gracias a Dios, los recientes estudios en economía del comportamiento, es decir, “lo último en guaracha en la academia de la economía”, han identificado la herramienta más útil y barata para retomar a una normalidad pronta, productiva e inteligente frente al marco de la pandemia: los nudges.

Pero ¿qué carajos es eso de los nudges? Simple, un nudge, si bien su traducción exacta es ese pequeño empujoncito que se pega a otra persona con el codo para persuadirla, puede definirse como un elemento que “[…] modifica la conducta de las personas de una manera predecible sin prohibir ninguna opción ni cambiar de forma significativa sus incentivos económicos” (Sunstein y Thaler, 2017, p.20). En otras palabras, los nudges son elementos, los cuales pueden ser piezas gráficas o digitales, que orientan a las personas a tomar una mejor decisión sin obligarlas, no obstante, estos deben ser baratos para que se puedan considerar nudges.

De hecho, ya ha empezado la revolución del nudge a lo largo del mundo, por ejemplo las equis “x” que separan los asientos o las footprints que persuaden el uso de antibacterial en un establecimiento, entre otros casos más.

Banco en Tailandia (INFOBAE 2020)

Colegio en Francia  (Nudges for kids 2017)

Los nudges son y serán la mejor herramienta para combatir el COVID-19 de manera inteligente y sobre todo a bajo costo. Es increíble que una pegatina bien hecha, implementada en el lugar adecuado, puede salvar miles de vidas y, entre ellas, las de sus seres queridos.

Usted dirá, ¿y qué beneficios me traería la implementación de los nudges en mi negocio/hogar? Por el lado de las empresas, los nudges les permitirán: primero, cumplir a cabalidad con las medidas sanitarias impuestas desde el gobierno nacional; segundo, garantizar la seguridad sanitaria de todo su personal, ya que un nudge puede persuadirlos a cumplir con una conducta específica como, por ejemplo, la utilización de gel antibacterial.

Esto resulta útil puesto que es frecuente que, a pesar notificarse la conducta, muchos empleados olvidan el anuncio e incurren en el incumplimiento de la conducta, lo cual no ocurre con el nudge, al persuadir sobre la conducta en cuestión. Y, tercero, la implementación de nudges permite cuidar a los consumidores debido a que el nudge los persuade de una conducta que beneficia tanto al mismo consumidor como al productor. El mejor ejemplo de ello son las líneas de distanciamiento social.

Ahora, por el lado de los hogares, el nudge permite la normalización de conductas necesarias en el núcleo familiar contra la propagación del COVID-19, entre ellas, la utilización obligatoria de tapabocas y el correcto lavado de manos. Es decir, que los nudges, simples medidas bien construidas y puestas en el lugar ideal, pueden salvar a sus seres más cercanos: sus padres, sus hijos, sus hermanos y muchos más.

Dicho esto, si usted desea retornar a una normalidad donde pueda trabajar, cuidando de todas las personas que le rodean en su día a día; tiene que llevar los nudges al trabajo y al hogar. Además, los nudges no solo responden a fines sanitarios sino también comerciales, publicitarios y de marketing. Si la columna fue de su agrado, lo invito a compartirla. Un fraternal abrazo y mucha salud.

 

Referencias

     Infobae. (2020). Distancia social: 26 fotos de las nuevas formas de la convivencia en tiempos de coronavirus. Recuperado de https://www.infobae.com/america/fotos/2020/03/29/distancia-social-26-fotos-de-las-nuevas-formas-de-la-convivencia-en-tiempos-de-coronavirus/.

     Nudging for kids. (2017). How to Promote Handwashing in Schools and Homes. Recuperado de https://nudgingforkids.com/promote-handwashing-schools-homes/.

     Sunstein, C. & Thaler, R. (2017). Un pequeño empujón. Colombia: Penguin Random House Grupo Editorial S.A.