LA NATA PODRIDA

Por: Frank D. Fawkes

¿Quién vigila a los medios de comunicación? Se supone que el MINTIC, o quien sabrá, lo único que se sabe es que le quedó grande.

 

Esta crítica y denuncia no va dirigida a esos periodistas que salen a las calles, hacen el trabajo difícil, editan y demás, que son los que realmente arriesgan su vida y ganan una miseria (o a veces como en el caso de muchos practicantes que no ganaron un peso por su trabajo), esta va dirigida a esos grandes periodistas, columnistas, directores de prensa, y hasta los mismos accionistas, todos los que hacen el trabajo sucio. Está dirigido a esa nata podrida (esa es la palabra) del periodismo.

 

Se han descubierto demasiados casos en los que esos periodistas que están al mando en las prensas que tienen los monopolios en el país, son parte de la corrupción en Colombia. Pero cuando sale cada caso, entre ellos mismos se cubren las espaldas… “no es que es el gremio, que debe ser confiable”. ¿Es ese el objetivo? ¿Que la gente confíe en ellos o que la gente sepa la verdad? No es necesario resaltar que para los colombianos están desprestigiados y son de las últimas organizaciones en las que confiarían los ciudadanos, por eso mismo, porque persiguen los intereses de unos pocos, ponen por encima los intereses de unos extranjeros sobre el bienestar de los colombianos. Es evidente que la mermelada también cayó sobre los medios de comunicación y sobre todo a la prensa que está relacionada con Juan Manuel Santos (revista Semana, periódico El Tiempo, Don juan, Soho, El Espectador etc.). Pero todos esos medios, incluido Caracol que influyó bastante en la elección de la alcaldesa actual, están haciendo lo que se les antoja sin ningún control a la vista de todos los colombianos. Alegan el derecho a la libre expresión, la libertad de prensa y demás, pero todas las organizaciones del mundo están controladas menos estas.

Es evidente que la mermelada también cayó sobre los medios de comunicación y sobre todo a la prensa que está relacionada con Juan Manuel Santos (revista Semana, periódico El Tiempo, Don juan, Soho, El Espectador etc.)

Un colombiano común debe pagar por delitos de calumnia, injuria y demás, estos hipócritas de la mala vida si es el caso solo harán una mini retractación en unas líneas escondidas de la siguiente publicación sobre un caso que pusieron en primera plana con letras grandes, y siguen ofendiendo y señalando a quienes les convenga.

 

¿Por qué resplandecen noticias sobre personas que representan el comunismo y liberalismo, Galán, Gaitán, García Márquez, el periodista Garzón y demás Mártires del comunismo? Pero esconden la verdad de Álvaro Gómez Hurtado, Rodrigo Lara Bonilla, Francisco Madero Forero y demás que también representan los principios y valores de una democracia. Buscan cambiar la historia dándole crédito al Partido Liberal y a los partidos comunistas. Entonces ¿dónde está la verdad? ¿Dónde hablan de que la Corte Constitucional nunca debió existir, así como la JEP y el tratado de paz? ¿Dónde investigan a los periodistas que les ha caído mermelada por montones? ¿Dónde están las investigaciones de periodistas que han chuzado al gobierno?

 

Es tal el caso que ahora hasta los grandes mandatarios, los ministros y demás, tienen que rendirle cuentas, parece que es más importante lo que piensan estos miembros de la nata podrida, que la seguridad de la Nación, es más importante cubrir los secretos de esos miserables, que la verdad de los hechos y el bienestar de la nación. ¿Por qué están encubriendo a los que ponen en peligro la nación? Roy barreras y Cepeda están buscando que los protejan de las chuzadas en la CIDH cuando se ha evidenciado que Cepeda está relacionándose con grupos al margen de la ley (financiados con el narcotráfico) que perjudican a Colombia y al mundo. ¿Por qué los respaldan? ¿Por qué respaldan a los partidos comunistas e ignoran a los que están en contra del comunismo? ¿Maduro es un héroe porque nos quiere enviar equipos chinos cuando es uno de los culpables de la sangre derramada en Colombia a causa del narcotráfico? ¿Lo mismo con otros supuestos héroes colombianos, como Cepeda, Barreras, Petro (con su bodega de twitteros), Santos y demás? ¿Por qué han escondido a Samper, Serpa, algunos miembros de la Corte Suprema y la Corte Constitucional, la trata de blancas con la prostitución, la comercialización con cuerpos humanos de niños nacidos y no nacidos? Antes lo promueven con un juego de palabras tergiversando la información.

 

No se han visto periodistas de esa nata podrida en la cárcel, ¡parece que tienen alguna investidura mayor que cualquier funcionario del gobierno! Y en este momento la Patria peligra por culpa de esos corruptos.

 

¿Qué vale más, el sensacionalismo social que favorece a unos pocos que tienen beneficios a costa de nuestra nación o los secretos de Estado y la protección de Colombia por la que luchan nuestros militares? Hacen falta castigos por traición a la patria.