¿INTRUSISMO PROFESIONAL DEL HIJO DE PIEDAD CÓRDOBA CONTRA MÚLTIPLES PROFESIONES?

Por: Ricardo Andrés Roa-Castellanos

Ingenieros, arquitectos, médicos veterinarios, químicos y una larga lista de profesiones quieren ser intervenidas por politiqueros de turno. Dentro de la imperfecta legislación colombiana, el delito del “Intrusismo Profesional” no está considerado, aunque sí lo está en países desarrollados[1].

 

Pero, ¿qué puede sorprender al público sí los legisladores colombianos tampoco han considerado la “apología al delito” -exaltación social a los criminales y su obrar- como una conducta punible en un país que viene siendo contaminado culturalmente por narconovelas y que lava la imagen a toda clase de delincuentes y asesinos?

 

El intrusismo profesional, como delito penal, trata de la conducta de aquel que ejerce actos propios de una profesión sin poseer el correspondiente título académico expedido y/o reconocido, de acuerdo con la legislación vigente. Es delito por afectar intereses privados y públicos al menoscabar la óptima prestación profesional de servicios, afectar a los grupos profesionales legalmente agremiados y a la autoridad disciplinaria en el ejercicio y regulación de las profesiones [1].

 

Huelga decir que la autorregulación laboral y deontológica (ética de los ejercicios profesionales), corresponde EXCLUSIVAMENTE a los profesionales de cada campo disciplinario, y en consecuencia, cada gremio profesional cuenta con consejos, tribunales y cuerpos profesionales de representación legal.

 

Las aproximaciones normativas que existen en Colombia son la falsedad personal, la falsedad en documento y la suplantación profesional vista en toda clase de profesiones, connotando riesgo o peligro para los confiados usuarios[2]. Por ejemplo, “se calcula que hay más de 1.000 personas que han firmado declaraciones tributarias sin estar habilitadas para ello: unos 715 individuos no están en la base de datos de la Junta de Contadores de Colombia y otros 325 son suplantadores”[3].

Es decir, el intrusismo es una conducta ilegal al entrometerse en actos, incluidos los regulatorios de las profesiones, según la cual personas sin las credenciales profesionales debidas (título académico y licencia profesional pertinente), aparentan tener la potestad de ejercer esos actos exclusivos del desarrollo de profesiones liberales, regladas por su propio intelecto especializado, sin poder ser consideradas, simplemente, con base en un criterio comercial o pecuniario como tal, al punto de no necesitar registro mercantil[1].

 

Ocurre que en el colmo de la extralimitación de sus funciones como servidores públicos (Art. 6 de la Constitución), Juan Luis Castro Córdoba, senador ponente del Partido Verde, y Juan Fernando Reyes Kury, representante liberal, están presentando un proyecto de ley, “Proteguas”, al crear el rimbombante “Sistema Único de Registro de Profesiones, técnicas y tecnologías y se elimina el requisito de tarjetas profesionales para ejercer diversas profesiones en el país”.

En este sentido, usurpar funciones públicas, en concurso con el intrusismo, también es un delito tipificado internacionalmente[2], y para el Contencioso Administrativo de la ley colombiana se señala, penalmente, el abuso de funciones de los servidores públicos al realizar funciones que no le corresponden[3].

Las profesiones que abarca la abusiva iniciativa (ver tabla), que no ostentan los ponentes, y en su mayoría, no han sido consultadas por los mismos, quizás, con la excepción pública hecha de los economistas, desde luego, e irónicamente, no incluyen las profesiones de los congresistas ponentes (medicina y abogacía, respectivamente)…

Tabla Única. Síntesis de las profesiones afectadas por el proyecto de ley. Fuente: https://juanluiscastro.co/eliminar-tarjeta-profesional/

Sobra decir que esto es indicio de que los legisladores no se atreven a aplicar tal exabrupto contra sus propias profesiones y colegas, dada la severidad, verticalidad y seriedad con la cual actúan sus gremios de origen.

Los falsos cirujanos esteticistas, es bien sabido, han sido atacados por el gremio médico, por ejemplo y con sobrada razón, por cometer suplantación profesional y causar innumerables casos clínicos y muertes, al no contar con las licencias profesionales que expiden los consejos profesionales idóneos.

Los ponentes acuden al sofisma del precio de las licencias para convencer incautos. “Aliviar otra carga económica para las familias” dicen con el acostumbrado falso mesianismo de los populistas. En los debates, dicen que las licencias cuestan millones cuando en realidad, como se ve, ninguna pasa del millón de pesos.

¿No es más lógico hacer un simple lobby con los gremios pidiendo la gratuidad o rebaja de dichas tarifas? Los costos gremiales de mantenimiento hacen necesario el cobro, por bajo que sea, supone cualquiera.

Las licencias profesionales no son una ocurrencia como la de estos parlamentarios sofistas. Por el contrario, son el instrumento garante que impide que estafadores, timadores y delincuentes engañen a la sociedad con TÍTULOS FALSOS, tan frecuentes en el actual medio político.

En el caso de la Medicina Veterinaria, los suplantadores profesionales o teguas, suelen significar el trato inadecuado (maltrato), la muerte frecuente de pobres animales, o el contrabando y uso entonces ilegal de fármacos restringidos, incluidos narcóticos alucinógenos, (que, para prevenir desmanes, necesitan de la Licencia Profesional al ser prescritos o aplicados). Si así se caen los puentes, edificios y casas, imagine el lector un escenario sin esta clase de regulación profesional.

La licencia implica proteger, así, de forma regulatoria a una comunidad que necesita protecciones institucionales y no ser dejada a merced ante aquellos que no tienen escrúpulos al violar la ley y sus límites profesionales.

 

[1] URL (31-07-2020): https://www.tuabogadodefensor.com/delito-intrusismo-profesional/

[2] URL (31-07-2020): http://www.profesiones.org/var/plain/storage/original/application/2faf40906d1c65d15d6069a8dd6fe8ae.pdf

[3] http://www.comunidadcontable.com/BancoConocimiento/Contrapartidas/falsedad-personal.asp?

[4] URL (31-07-2020): https://www.ccb.org.co/Preguntas-frecuentes/Tramites-registrales/Que-es-una-profesion-liberal#:~:text=Seg%C3%BAn%20el%20Diccionario%20de%20la,trav%C3%A9s%20de%20un%20t%C3%ADtulo%20acad%C3%A9mico.

[5] URL (31-02-2020): https://www.lawandtrends.com/noticias/penal/que-es-el-intrusismo-profesional-todo-lo-que-debes-saber-1.html

[6] URL (31-02-2020): https://leyes.co/codigo_penal/428.htm