LA INCOMPETENCIA EN BOGOTÁ

Por: Cristian Rojas

 

Bogotá no es una ciudad devastada por el coronavirus. Teniendo una población superior a la de Madrid, tiene un 7% de los muertos por COVID-19 de la capital española. No solo es que no ha llegado al mismo número de casos de contagio, sino que la letalidad acá es significativamente más baja, entre otras razones porque los pacientes son más jóvenes. Así mismo el porcentaje de casos que requieren atención en UCI es menor. Si Bogotá tiene una ocupación del 70% de camas de UCI destinadas al COVID-19, es porque esas camas son muy pocas y la razón es el fracaso en la gestión de los últimos meses.

Las autoridades quieren hacer creer que una imprudencia generalizada de los ciudadanos nos ha llevado a este escenario, pero la verdad es que los irresponsables que andan por ahí con el tapabocas mal puesto, no son más culpables que los que encargados de ejecutar planes como el de expansión hospitalaria. Bogotá, como muestra el análisis de la ANIF adjunto al final, ya tenía un rezago en el número de camas de UCI por cada 100.000 habitantes y no fue capaz de superar ese desafío en tiempos de cuarentena, aunque era el propósito principal de ese confinamiento obligatorio que ha destruido la economía de tantas familias, personas, empresas y comunidades.

Incompetencia del Gobierno Nacional, del Distrito, del Invima que no autoriza la fabricación de ventiladores nacionales, desabastecimiento en el mercado internacional… las razones pueden ser muchas, la discusión está abierta y no se zanja lavándose las manos para culpar (de todo) a otros. También es cierto que en los últimos días esas camas de UCI en la ciudad han crecido y un esfuerzo de esos mismos culpables –los ciudadanos imprudentes y los funcionarios incompetentes- puede evitar un nuevo cierre que condene a millones a la pobreza y la miseria.

Análisis ANIF: https://www.anif.com.co/sites/default/files/jun3-20.pdf

ASC_BannersXSite_HouseAds_120x600_PV_es-