IMPUESTO A ZONA FRANCA

Por: Mariela Palma

 

Costa Rica ya venía con problemas económicos y el COVID-19 los ha empeorado, por lo que luego de la paralización de la producción que hemos tenido en la mayoría de los países, deben tomarse políticas de incentivo a la producción y la inversión, pues es lo único que puede ayudar al país a que supere la crisis económica que deja mucha pobreza y desempleo.

 

Por lo cual debemos ver cuáles son esas políticas que sin duda alguna han demostrado provocar ese efecto que queremos y es donde los invito a dar una mirada a lo que es palpable, las zonas francas.

 

El Régimen de Zonas Francas constituye parte de uno de los modelos de desarrollo de muchos países, por ejemplo, dentro del Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias de la Organización Mundial de Comercio (OMC), se detalla que las subvenciones pueden desempeñar un papel importante en los programas de desarrollo económico de los países en vías de desarrollo.

 

Las oportunidades de abastecimiento de productos locales y encadenamientos productivos, la diversificación de las exportaciones y un fortalecimiento en la competitividad han hecho que este régimen sea fundamental en el crecimiento económico y sea un modelo productivo exitoso.

 

Las Zonas Francas representaron 7,9% como porcentaje del PIB y es uno de los pocos sectores en los que el empleo directo se mantiene creciente a una tasa de 11% respecto al año anterior, donde aglutina 115.161 mil trabajadores, según la última medición de PROCOMER de 2018.

 

Constituyen de las empresas con mayores incentivos a sus trabajadores, muchas de ellas cuentan incluso con espacios recreativos y servicios de salud propios para sus empleados, modernas instalaciones que muchas veces cuentan hasta con gimnasios, así como capacitaciones para el mejoramiento profesional de los mismos, que mejoran el capital humano, la experiencia y retroalimentación de los costarricenses que laboran en dicho régimen.

 

En un momento en que la tasa de desempleo rondaba el 12% antes el COVID-19 y podría representar alrededor de más de 700 mil desempleados, duplicando las cifras actuales, al igual que la inversión se mantiene y seguirá estancada si no se toman las medidas correctas, las Zonas Francas representan un motor en la economía, crearon 31.216 puestos más, en 4 años (2014-2018).

Nos encontramos en Costa Rica con algunas personas que no ven más allá de su ideología fallida, pues ignoran todos estos resultados positivos e indiscutibles de las zonas francas

Los resultados apuntan a que se deben promover y ampliar para ayudar a la reactivación de la economía que tanto está en el debate público, ya que además las empresas ya instaladas han estado expandiendo sus operaciones, han diversificado y un 64% de ellas están en dicho crecimiento.

 

El salario promedio ($1.554) de los empleados de Zona Franca es casi el doble que el de los empleados privados en empresas fuera de dicho régimen, por lo que también representa uno de los regímenes laborales más convenientes para sus empleados respecto a sus remuneraciones y no solo en sus incentivos no salariales

 

Estas empresas además tienen una serie de aportes al país en responsabilidad social empresarial, desarrollo sostenible y aportado en temas de inclusión de la mujer en el mercado laboral, ya que las mismas representan un 42% de la fuerza laboral de Zona Franca en 2018. También son empresas formales que están al día con sus aportes a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) que fueron de US$508 millones en 2018.

 

Mientras tanto, las exportaciones nacionales del régimen definitivo, que no son de Zonas Francas, en los primeros dos meses del año cayeron $94 millones, comparado con el mismo periodo de 2018, según el Banco Central.

 

Nos encontramos en Costa Rica con algunas personas que no ven más allá de su ideología fallida, pues ignoran todos estos resultados positivos e indiscutibles de las zonas francas, promoviendo gravar con impuestos las zonas francas, desconociendo por completo su naturaleza y que esto lesionaría el esfuerzo que el país ha hecho por la atracción de Inversión Extranjera Directa (IED) tan necesaria para nuestro desarrollo.

 

No han comprendido que, si bien es cierto, las Zonas Francas gozan de incentivos fiscales, generan réditos económicos mayores a los mismos. Dichas empresas según si es fuera o dentro del GAM y fuera o dentro del parque empresarial, deben hacer una inversión importante de capital en activos, canon, aunado a los beneficios económicos indirectos.

 

Incluso PROCOMER tiene como una de las principales fuentes de ingresos los cánones que deben liquidar las empresas beneficiarias del régimen de zona franca, que están establecidos en la Ley 7210, Ley de Régimen de Zonas Francas.

 

También han sido fundamentales para la diversificación de la oferta exportadora, que demuestra como hoy el régimen atrae principalmente empresas relacionadas a la innovación y tecnología, como es la industria de servicios, equipos de precisión y de aparatos médicos, y dispositivos electrónicos, que generan además muchas cadenas de valor, emprendimientos e incluso la generación de “clúster” que se nutren entre sí.

Las zonas francas sin duda representan un enorme modelo de desarrollo económico, social y de retroalimentación e intercambio de innovación, conocimiento y desarrollo de industrias

Debido a las compras que hacen dichas empresas para sus operaciones a empresas nacionales (47%), genera encadenamientos productivos importantes y generan miles de empleos indirectos como menciono anteriormente, dinamizando así la economía nacional y estableciendo negocios con nuestras empresas costarricenses que les suministran insumos y servicios a las empresas del régimen.

 

En Costa Rica el empleo informal, antes del COVID-19 era de un 47,1%, según la Encuesta Continua de Empleo del primer trimestre 2020, por lo que es importante recalcar que las empresas de Zona Franca tienen a todos sus trabajadores bajo un contrato laboral formal, con remuneraciones y aportes a la CCSS e inclusión de personas que vienen desde la manufactura hasta la mano de obra más calificada.

 

El crecimiento de las empresas del sector servicios instaladas en el RZF ha hecho que estas representen más de la mitad (52%) de las compañías que operan en el régimen, seguidas por aquellas pertenecientes a los sectores de equipo de precisión y médico (13%), y agroindustrial y alimentaria (11%). Con menor participación se encuentran sectores como eléctrica y electrónica con un 7%, metalmecánica con 6% y plástico y sus manufacturas con un 5%.

 

Gracias a la existencia del Régimen de Zonas Francas, empresas de capital extranjero pueden establecerse en el país y generar más empleos para las personas. Por otro lado, los beneficios del régimen les ha permitido un crecimiento escalonado a largo plazo, que culmina con la expansión de estas empresas y la ampliación de la gama y destinos de exportación desde Costa Rica.

 

Las zonas francas sin duda representan un enorme modelo de desarrollo económico, social y de retroalimentación e intercambio de innovación, conocimiento y desarrollo de industrias y es de los que se mantienen en constante crecimiento en el país.

 

Además, es incorrecto afirmar que la debacle económica es en razón del Covid-19, a diferencia de lo mencionado por el presidente Carlos Alvarado, en su discurso de informe de labores ante los diputados. Este gráfico nos permite ver que la economía no venía en recuperación, esto por la dinámica que venía presentando el IMAE, y como él dijo, que esta crisis vino a romper con dicha dinámica de crecimiento y recuperación de la economía nacional. Lo cual es totalmente falso.

La actividad económica medida por el IMAE venía mostrando buenos signos gracias al dinamismo que representa el régimen especial (zonas francas y perfeccionamiento activo) con crecimiento de dos dígitos, situación muy lejana a la que presentaba el régimen definitivo; de ahí que las palabras de Alvarado se sientan tan lejanas y no coincidan con la percepción de la ciudadanía. De no ser por el régimen especial estaríamos en crecimiento negativo, de ahí que la importancia y la lógica sea más bien ampliar el modelo no aniquilarlo.

Foto: Forbes Centroamérica