HOMENAJE A SAN IGNACIO DE LOYOLA:

OJALÁ ENCONTREMOS LAS PALABRAS CORRECTAS

Por: José Hofmann Delvalle

 

El 31 de Julio, es decir, en la semana que acaba de pasar, se celebró el día de San Ignacio de Loyola.

Como fundador de la orden religiosa de los Jesuitas, marcó de manera indeleble la cristiandad en general y el catolicismo en particular. Igualmente, las enseñanzas de San Ignacio han marcado a muchos jóvenes –entre los cuales me incluyo-, como quiera que los miembros de su obra, la Compañía de Jesús, son grandes formadores que inculcan o imprimen entre sus educandos lo que se denomina un carácter. Esto es, una forma de ver y estar en el mundo, así como de pensar sobre él.

Así, dicho lo anterior, quienes nos educamos bajo las enseñanzas y el ejemplo de San Ignacio de Loyola, pensamos en clave de máximas. Una de ellas es, “no es menos Gracia la enfermedad que la curación”.

Si queremos superar la presente pandemia y que de ella surja una sociedad nueva, debemos encontrar entonces las palabras correctas bajo las cuales debe guiarse nuestra acción

La actualidad de ésta máxima de San Ignacio de Loyola es evidente. Ojalá este tiempo de sufrimiento y penitencia colectiva, sirva para que, al salir de la presente pandemia, surja una sociedad respetuosa de la vida humana desde su concepción hasta su muerte natural; que respete y entienda que la familia natural conformada únicamente por hombre – mujer es la célula fundamental de la sociedad, debiéndose estructurar toda política pública en perspectiva para garantizar su protección y donde se haga palpable una opción preferencial por los débiles, así como una cultura del diálogo y la paz que reemplace a aquella fundamentada en el odio y la confrontación.

Si queremos superar la presente pandemia y que de ella surja una sociedad nueva, debemos encontrar entonces las palabras correctas bajo las cuales debe guiarse nuestra acción tanto individual como colectiva. No es entonces la palabra ODIO, es el AMOR; no es la CONFRONTACIÓN, es la CONCERTACIÓN; no es el EGOÍSMO, es la SOLIDARIDAD.

icono-principal-amazon.png
ASC_BannersXSite_HouseAds_120x600_PV_es-

Esas, a mi juicio, son las bases sobre las cuales podemos construir una sociedad distinta cuando salgamos de la devastación actual. Y como quiera que el presente homenaje se hace en clave de máximas se hace en clave de máximas, aquí termina, como quiera que dice una no de San Ignacio de Loyola sino de Quevedo, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”.

Puntillazo Final. Ojalá todas las instancias del poder público en medio de la presente pandemia, se concienticen de la gravedad y magnitudes de la crisis. Es la más grave que ha padecido el país desde la Guerra de los Mil Días. Parece, que, pese a las múltiples evidencias, todavía no lo han hecho. Es indispensable dejar a un lado las disputas políticas e ideológicas para concentrarse con criterio de Unidad en lo fundamental, esto es el sufrimiento de los colombianos y el interés de la nación colombiana.

Escritos relacionados...