ENTRE EL HAVRE Y LIVERPOOL

Foto: Revista Semana

Por: Mario Huertas Ramos

 

Este aparte bien podría haberse llamado: “Rectificando ideas o los Ensayos de Crítica Social”, porque con el bagaje político-administrativo adquirido y un estilo en formación, Núñez sale rumbo a La Havre y después a Liverpool en un viaje que producirá una profunda decantación en su alma y pensamiento.

Superada la guerra de 1860, y con Tomás Cipriano de Mosquera cediendo parte de su victoria a los dioses del Radicalismo, se inaugurará la época de los Estados Unidos de Colombia. Un tercer mandato del generalísimo que fue muy corto, y tras cuatro años en el poder, deberá ceder la silla presidencial al ínclito secretario ahora hecho presidente.

Núñez ha tenido la buena fortuna de alejarse del país. Es el momento de organizar ideas, confrontar tesis, revaluar estrategias y, por supuesto, no hacer parte de la camarilla intolerante y radical que gobernará el país de manera parroquial, visceral y esnobista.

De una breve estadía en Nueva York, Núñez y doña Gregoria han partido rumbo a La Havre donde su relación pasaría de un corto idilio a un largo y agrio tormento.

Ya en Liverpool, y “libre de amores”, se ha dedicado a pensar el país en la distancia y a robustecer su edificio intelectual que, más adelante, pondrá al servicio de la República. Era la Inglaterra de Gladstone, Disraelí y, del aún sobreviviente, Wellington.

icono-principal-amazon.png
ASC_BannersXSite_HouseAds_120x600_PV_es-

Pero, Núñez desdoblándose en Wenzel se ha lanzado a las calles donde encuentra una mujer que abrigará sus frías y solitarias noches. Ahora combina su trabajo consular con largas jornadas de estudio. Era imposible que pudiera solitariamente soportar estas cargas, necesitaba de una dama que disipara la tensión y obviamente la encontró. Wenzel dejaría sibilinamente algunos versos como prueba de ese amor a lo británico.

Así, entre las pasiones de Wenzel y las meditaciones de Núñez es que surgen los Ensayos de Crítica Social, editados en 1874 y escritos de buena fe -como reza en el Prefacio-, a manera de prolegómenos de la Regeneración el cónsul sentenciaba: “Es la constitucion económica real lo que puede dar verdadera sancion a la constitucion política. A la fuerza centrífuga de la independencia local, hai que contraponer un incentivo poderoso i mui visible que funcione como fuerza centrípeta[1]”.

En esta compilación de artículos explora, con método comparado, la relación entre problemas políticos, económicos y sociales como un todo y entiende que: “el movimiento de las sociedades humanas está sujeto a leyes providenciales permanentes, de la misma manera que la vida fisiolójica de cada uno de sus miembros” y cuyo “desarrollo moral es la síntesis final del progreso en todas sus formas[2]”.

Foto: La Vanguardia

ES_title_count_44K_assoc_728x90.gif

De estos escritos, uno de los que más llaman la atención es, indiscutiblemente, la adaptación del “Manual de Economía Práctica”, escrito por Maurice Block.

Pensando en el futuro económico del país, Núñez justifica dicho trabajo diciendo: “ofrecemos a los niños este librito, en que están expuestas con claridad i sencillez las nociones fundamentales de la Economía Social” (…)  “La lectura de este opúsculo, sobre divertida, es útil; tanto porque hará que los niños aprecien mejor las consecuencias de sus propias acciones, como porque contribuirá a ponerlos a cubierto de los muchos i perjudiciales errores que en esta materia ha esparcido la ignorancia[3]”.

En esta adaptación da pruebas, por un lado, de la indiscutible habilidad como prosista y, por el otro, de la capacidad analítica en materia económica cuyos temas principales son: la utilidad, el valor, la propiedad, trabajo, la moneda, los precios, el Banco Central, el crédito, el capital,  la competencia, el monopolio, el consumo, el ahorro, el comercio y los impuestos. Núñez y Wenzel hacen su mejor puesta en escena a través de tan magnífica obra literaria sin dejar, por ello, de ser rigurosos a la hora de explicar los áridos temas de la economía.

De lo que se concluye que: a problemas colombianos, soluciones colombianas. Núñez ya pensaba en grande y en serio porque había logrado la ecuación perfecta en esta máxima: “la verdad económica es solidaria de la verdad política[4]”. De la que se desprenden unos conceptos implícitos: “Justicia, seguridad, órden, estabilidad, libertad i progreso tienen para el filósofo un mismo e idéntico significado[5]”. He aquí el decálogo del futuro Regenerador. Con estos textos impresos, un objetivo claro, y sin doña Gregoria a su lado, Núñez ha regresado a Colombia.

                                                  

Pd. Profesor Jonathan Delgado: ¿sigue usted pensando que eludo sus comentarios?

 

[1] Rafael Núñez. Escritos económicos. Selección y prólogo: Roberto Junguito - Volumen I. Publicación original: Banco de la República, 2014. Bogotá.

[2] Ibídem.

[3] Ibídem.

[4] Ibídem.

[5] Ibídem.