EL SILENCIO DE DIOS

Por: Sacerdote a bordo  

 

Jesús acude espontáneamente a la pasión. Cuando lo acusaron, no respondió; habiendo podido esconderse, no quiso hacerlo. Fue abofeteado, escupido, injuriado, atormentado, flagelado y, finalmente, llevado a la crucifixión. Todo en silencio: el silencio de Dios.