EL COMERCIO MUEVE EL MUNDO:

LIBERALIZACIÓN EN TIEMPOS DE COVID-19

Por: Mariela Palma Cambronero

 

El comercio mundial ha tenido que enfrentarse por el impacto del COVID-19, a las restricciones de la libre circulación de personas, los países han tenido que restringir o prohibir el ingreso de personas en territorio nacional para evitar la propagación del virus, que implica evitar el contacto físico y por ende, la suspensión de vuelos de muchas aerolíneas, que afecta la exportación de servicios principalmente relacionados a viajes y transporte, no así para mercancías, que sí se pueden comerciar, sin embargo es fundamental cuales políticas comerciales van a aplicar los Gobiernos para sobrellevar la situación de la manera más acertada.

 

Si bien las Aduanas a nivel mundial están funcionando con normalidad, la principal afectación se da en las cadenas de valor que afectan a los bienes de manufactura, debido al cierre temporal o total, consecuencia de problemas financieros que deben enfrentar las empresas que los distribuyen, venden o producen frente a políticas implementadas como medida preventiva frente al COVID-19 que afectan directamente la producción, el consumo y la inversión.

 

La disminución de la fuerza laboral, así como en la baja en la demanda, debido al aislamiento, la cuarentena o las restricciones de movilización en la mayoría de países, la incertidumbre económica de personas que han visto disminuidos sus ingresos, un menor ingreso de divisas por concepto de turismo y exportaciones o el impacto que ha generado la volatilidad en los precios de commodities hacia la baja que afecta a los países productores, pero que beneficia a los países consumidores de estos, son factores a considerar.

 

El comercio mundial ya venía desacelerándose desde el 2019, creció solo un 1%, esta pandemia también tendrá como consecuencia una caída tanto en las exportaciones como en las importaciones, por lo anteriormente mencionado. 

 

Un aspecto positivo es que hoy se cuenta con herramientas como el e-commerce que hace que muchas transacciones se puedan hacer mediante plataformas digitales, además hoy la comunicación entre los diferentes actores es expedita gracias a la tecnología, lo que hace que las negociaciones comerciales internacionales se puedan dar con mayor facilidad.

 

Lo que es claro, es que el comercio mundial se sobrelleva mejor entre mayor liberalización hay, es así, como se reducen los costos de transacción, se da más rápidamente la modernización de infraestructura y aduanas, eficientes en el control y fiscalización de mercancías, facilitando el comercio, acorde a los lineamientos de la OMA de trasparencia y previsibilidad.

 

En cuanto a esto, uno de los principales rutas del transporte marítimo de contenedores mercancías en el mundo, el Canal de Panamá se mantiene con normalidad, así como el Aeropuerto Internacional de Tocumen que es uno de los principales aeropuertos de conexiones aéreas de América Latina, el comercio de mercancías es de los pocos sectores exentos del toque de queda en Panamá, por lo que el funcionamiento del transporte de las mismas, no es algo que se esté viendo afectado, solamente se están siguiendo protocolos con los pilotos que suben a los barcos y el cambio de los cabezotes de los camiones en Centroamérica por la vía terrestre.

 

La integración comercial en esta crisis es sumamente importante para una mayor cooperación y coordinación entre los Gobiernos en materia de agilizar y eliminar trámites innecesarios y burocracia en vías de promover la comercialización entre los países, que será fundamental en la recuperación económica de los mismos. Así como para seguir los protocolos de salud en las personas que trabajan en puestos fronterizos y transportistas, principalmente. 

 

Una de las principales políticas gubernamentales para elevar el crecimiento económico y superar la crisis económica paralela a enfrentar la pandemia, es la atracción de Inversión Extranjera Directa (IED), que generará ingresos, aumentará el empleo y fortalecerá las cadenas de valor.

 

Incluso, contrario a lo que muchos están promoviendo, como el control de precios, deben facilitar el comercio de mercancías como equipos médicos, de higiene, medicinas, y más bien quitar todo tipo de restricciones, barreras arancelarias y no arancelarias (respetando medidas sanitarios y fitosanitarios) a todo lo que sea de ayuda para enfrentar la enfermedad, ya que esto hará mucho más accesible y bajará el costo de dichas mercancías y mejorará la productividad, permitiendo que aquellas empresas que  tienen la capacidad de producir más lo hagan y se maximizará la producción permitiendo que se pueda cuidar la salud de mayor parte de población. 

 

La apertura comercial será fundamental en las cadenas de suministros global y solo con una mayor integración comercial se puede generar el crecimiento económico y comercial para aliviar al mundo de la crisis económica que provocó esta emergencia sanitaria.