EL CAMINO QUE TOMARON

Por: Santiago Castro

 

Se priorizaron las transferencias a la población vulnerable sobre los apoyos reales y efectivos a las empresas que generan empleo. Es un camino al que nos opusimos en junio de 2018 y al que le dijimos NO en 2016.

 

El gobierno nacional y su Comité Consultivo para la Regla Fiscal decidieron suspender dicha regla hasta 2022 y anunciaron un déficit fiscal de 8,2%, al igual que un crecimiento económico negativo de 5,5%, muy por debajo del pronóstico del FMI que se ubica en -7,8%. De igual modo, se anuncia un nuevo paquete de endeudamiento y, por supuesto, una reforma tributaria.

 

Nos dirán que el COVID-19 los obliga a tomar medidas drásticas y en eso estaremos todos de acuerdo. Sin embargo, es urgente que el gobierno responda varias preguntas: ¿Por qué son tantas las trabas para que las pequeñas y medianas empresas accedan a los recursos “disponibles”? ¿Por qué no se libera de una vez por todas a los colombianos del pago del IVA para bienes de capital y tecnología de punta? ¿Hasta cuándo van a seguir liberando transferencias que se alegan condicionadas, pero que realmente responden a una lógica populista descarada?

icono-principal-amazon.png

El Gobierno comprometió recursos importantes para la educación superior pública, incrementó el salario mínimo muy por encima del IPC y del incremento en la productividad. Celebró ser el gobierno que más había hecho por la educación superior y por los trabajadores en Colombia. Olvidó, sin embargo, que la universidad privada cubre el 50% de la demanda y que para millones de colombianos las modalidades que esta ofrece son su única opción. Olvidó también que la mayoría de los trabajadores no recibe un salario mínimo y viven en la informalidad. No lo digo yo, lo expone el DANE. Olvidó también que los colombianos votamos en las urnas contra aquello que algunos expresan en la calle.

 

El camino que tomó el gobierno fue el de la expansión del Estado. Hasta ahí llegó la austeridad y la responsabilidad con las nuevas generaciones. Un ministro de trabajo también logró un acuerdo histórico con los sindicatos de los ferrocarriles hace varias décadas… hoy ya no existen en Colombia. Que le cuenten eso al Papa Francisco.

 

El camino que se tomó nos conduce a un sistema de centralización y planificación desde el gobierno nacional. Suficiente evidencia, suficientes anuncios al respecto. Las pequeñas y medianas empresas quedan a su suerte, la mayoría de los trabajadores también. Ahora Iván Cepeda anuncia renta básica universal y el gobierno calla. No recuerdo haber votado por la social democracia.

ASC_BannersXSite_HouseAds_120x600_PV_es-