LA CULTURA DEL NO PAGO

Por: José Miguel Santamaría

 

Si algo ha tenido Colombia ante los mercados financieros internacionales ha sido que siempre ha cumplido sus obligaciones, mejor dicho, ha sido buena paga, por cuenta de esto tiene los mercados abiertos,  la semana pasada consiguió emitir bonos por 2500 millones de dólares a una tasa históricamente baja.

Muchos países latinoamericanos tienen una fama totalmente diferente, Argentina por ejemplo ha incumplido o caído en “Default” mas de 9 veces, por cuenta de esto su calificación de riesgo es baja y la posibilidad de financiarse en el exterior complicada.

La izquierda latinoamericana cuando sube al poder tiende ha hacer cesación de pagos de la deuda externa, lo consideran como una especie de rebeldía frente al establecimiento mundial, el FMI y los grandes capitales, estas acciones en el largo plazo terminan siendo muy perjudiciales, para un país es fundamental tener fuentes de financiamiento disponibles para hacer obras de infraestructura y atraer inversión extranjera. Vale la pena recordar que la calificación de riesgo país es la base de la calificación de los entes territoriales y de las empresas locales en el exterior.

A nivel empresarial pasa exactamente lo mismo, el historial crediticio sano de una empresa es fundamental para tener las puertas abiertas en el sector financiero y del mercado de capitales, así mismo cuando deja de pagar sus obligaciones y de dar la cara a los prestamistas se le cierran las puertas. Devolverle la confianza a los bancos para que abran las puertas otra vez puede durar años.

Foto: La FM

Un fallo que avala la segunda instancia da lugar a que se estudien las pruebas, las doctrinas y el proceder que se dio en la primera instancia

Para las personas naturales el tema no es diferente, cada individuo a través de su vida va creando un historial crediticio y de pago de sus obligaciones que lo hace ser bien tratado por las entidades financieras en términos de tasa de interés y de cupo de crédito, anteriormente los bancos eran muy dados a prestar priorizando la garantía real que el individuo podía poner como garantía, hoy en día es mucho mas importante para los bancos el flujo de caja y los ingresos.

 

Desde hace mucho tiempo los colombianos hemos tenido fama de buenos pagadores, tanto la vivienda como el carro eran unos activos a defender y por cuenta de eso se buscaba siempre estar al día en esos crédito que tenían esa garantía, desafortunadamente en la crisis del UPAC a finales del siglo pasado se perdió parte de esa cultura, tanto las Cortes como el gobierno de turno con algunas medidas dieron paso a que se perdiera la pena de no pagar.

 

Ahora estamos ante una situación similar, la pandemia del coronavirus ha puesto en riesgo la economía de los países, a diferencia de otras crisis anteriores esta ha tocado a toda la sociedad y a todos los países del mundo, los gobiernos y las entidades financieras han dado alivios y refinanciaciones de créditos para atenuar la crisis, lo importante es que el mensaje no sea de desacato y de no pago a cambio de nada.

 

Las entidades financieras entre mas información histórica crediticia tengan de las personas podrán hacer un mejor análisis para el otorgamiento de un crédito, a medida que esta información no sea lo suficientemente cristalina y objetiva va a generar un riesgo en las entidades y van a dejar de prestar, por eso el proyecto de ley que cursa en el Congreso de “borrón y cuenta nueva para morosos” que es vendido como benéfico para las personas al quedar por fuera su historial crediticio de las centrales de riesgo terminaría siendo todo lo contrario, ya que terminará restringiendo el crédito y aumentando la tasa de interés de estos por cuenta de la falta de información. Este proyecto que seguramente será ley de la República es populista, es un lobo con piel de oveja.

XCM_1103990_Manual_160x600_1103990_es_co