COVID-19 VS. CREATIVIDAD DEL AMOR

Por: Javier A. Prada R.

Líderes de todas partes del mundo han venido pronunciándose acerca de la manera de combatir la pandemia del COVID-19, así como de sus consecuencias. Algunos hablan sobre qué hacer desde el punto de vista médico-científico, otros desde una visión política y económica, otros, incluso, desde la manera de afrontar el reto de la cuarentena, en cuanto al trabajo, al estudio y la convivencia. En fin, desde distintos ángulos se está tratando de abordar la grave problemática buscando que pase rápido con el menor impacto en vidas y en la economía de muchos países. En medio de tantos mensajes, uno de los que más llama la atención es el del papa Francisco, con ocasión de la Semana Santa de 2020[1]. Aquí resalta la necesidad de vivir la creatividad del amor, para ayudar, a pesar de las actuales limitaciones, a tantas personas que lo necesitan.

¡Sí!, así como hay tantas limitaciones, existen los recursos tecnológicos que superan fronteras, idiomas, minimizan el tiempo, conectan personas, recursos monetarios, y podríamos enumerar más ventajas. Sin embargo, hay un obstáculo frente al cual no se puede hacer nada, y es el egoísmo. En este sentido se puede entender el llamado del Papa a pensar en grande, es decir, es un llamado a amar, a buscar el bien del otro, conocido o desconocido, de una manera incondicional. Es un llamado al servicio genuino, a pensar en el otro, en el enfermo, la persona que vive sola, quien no tiene medios económicos para su alimentación o en quien perdió su empleo por la difícil situación económica. ¡Son distintos los campos para vivir la solidaridad!

El panorama en Colombia es todo un reto que no nos debe desanimar sino todo lo contrario, que sea un gran motivo para darle rienda suelta a la creatividad del amor. Gran parte de la sociedad a nivel nacional afronta una muy difícil situación: 27% de la población es pobre, 39,8% es vulnerable (salió de la pobreza, pero no es clase media). Esto significa que 6,5 millones de hogares están en alto riesgo de caer nuevamente en la pobreza. De los 22,3 millones de ocupados, un poco más de 9 millones trabajan en los sectores de la economía “que tuvieron que frenar en seco por las medidas de aislamiento, como la construcción, el comercio, los hoteles, los restaurantes, los eventos, entre otros muchos otros”[2]. Cabe resaltar que del total de ocupados (trabajadores), el 47,7%[3] son informales. ¡Crítica situación! El 70% de la población colombiana vive diariamente difíciles situaciones económicas y casi el 50% de los trabajadores son informales.

Es un reto que debe ser asumido por el Estado (todas sus ramas y a todo nivel), el sector privado (sobre todo las medianas y grandes empresas y en especial el sector financiero), las universidades (desde su idoneidad académica), la sociedad civil organizada, la cooperación internacional, la Iglesia Católica y demás iglesias cristianas, y, por supuesto, cada uno de los ciudadanos que podemos y debemos aportar nuestro grano de arena.

Es el momento de la grandeza, sobre todo por parte de aquellas personas que cuentan con posibilidades de actuar con eficacia en distintos sentidos. Grandeza de corazón, es decir, es el momento de aplastar el egoísmo que todos experimentamos, y pensar que la responsabilidad de un país es de todos. El principal motor debe ser la capacidad que todo ser humano posee, consistente en la búsqueda efectiva, de manera incondicional, del bien de los demás, sin ningún tipo de discriminación, solamente porque reconoce al otro como persona y su altísima dignidad. La recompensa, dejar una huella verdaderamente humana en nuestro paso fugaz por esta tierra. ¡Entre todos, podemos!

 

PD: De acuerdo a denuncias realizadas por Caracol radio el 4 de abril, no son pocas las personas que en estos días llegaron de vacaciones a la Mesa y Anapoima (Cundinamarca). A pesar de la instrucción del gobierno nacional consistente en que una persona por familia salga a hacer el mercado o a trámites bancarios, me he encontrado con “parejas” en estas labores o, sencillamente, sacando a la calle su mascota.

[1] Vídeo mensaje del Papa para la Semana Santa (03 abril 2020). https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2020-04/video-mensaje-papa-semana-santa.html

[2] SOS a la economía. Revista Semana, edición No.1979,  abril 5-12 de 2020.

[3] DANE: Para el total de las 23 ciudades y áreas metropolitanas. Información noviembre 2019 - enero 2020. https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/mercado-laboral/empleo-informal-y-seguridad-social