COVID-19 Y CULTURA CIUDADANA

Por: Javier A. Prada

¡Gran dilema! ¿Se deben reanudar ya las actividades económicas, o prima el cuidado de la salud vía cuarentena obligatoria a nivel nacional? Bruce Mac Master, presidente de la ANDI, publicó el pasado 29 de marzo: “Nos Llegó la hora de inventarnos nuevas fórmulas, de lo contrario lo lamentaremos el resto de nuestras vidas. No podemos ser la generación que dejó hundir el mundo por andar apegados a fórmulas inaplicables. La gente necesita ingresos urgentes. Las empresas necesitan liquidez para salvarse y salvar gente, literalmente”. Claudia López, alcaldesa de Bogotá, el 30 marzo manifestó, “los bogotanos y colombianos debemos mentalizarnos para estar en cuarentena por lo menos tres meses más para no tener 10.000 muertos como Italia o España (...) pues nadie quiere ese escenario”.

 

Ahora bien, uno de los aspectos que, sin lugar a dudas, también debería ser decisivo para la toma de una sabia decisión en este sentido, lo constituye la cultura de buena parte de la sociedad colombiana. Repasemos solamente unos pocos ejemplos. El patrullero de la Policía, Carlos Alberto León Suárez, “perdió la vida en servicio luego de un enfrentamiento con un grupo de hombres que, presuntamente, se encontraban incumpliendo la medida de asilamiento preventivo obligatorio y consumiendo estupefacientes en el barrio Calima, municipio de El Colegio”[1]. A nivel nacional, según el ministro de Defensa, Caros Holmes Trujillo, al 13 de abril iban 136.688 comparendos por incumplir la medida de aislamiento. En otro caso quedó evidenciado como “una mujer insulta a dos policías luego de que estos la retuvieran por no respetar las normas y estar en la calle”[2]. Ni hablar de las familias que salieron a pasar Semana Santa fuera de Bogotá: “Muchas personas salieron de Bogotá irresponsablemente y evadieron nuestros controles ingresando por corredores terciarios. Ponen en riesgo a nuestras comunidades”, afirmó Humberto Segura, alcalde de La Mesa[3]. Las medidas de toque de queda impuestas en determinados municipios evidencian que no pocas personas, no están dispuestas a acatar a cabalidad las medidas de aislamiento social.

 

En Colombia existe la cultura del “vivo” que, no solamente se ha visto en esta época, sino hace parte del día a día de la sociedad: los colados de Transmilenio, el estudiante de colegio o universidad que hace copia en un examen o comete plagio en un trabajo académico, quien soborna para evitar una multa, ni hablar de la corrupción en el sector público y privado, etcétera.

 

Se hace necesario tomar medidas para contener de manera efectiva la propagación del virus, así como para reactivar la economía, sin embargo, se debería tener en cuenta que, en nuestra cultura, no pocas personas buscan el “camino fácil” perjudicando a toda una sociedad con su obrar poco o nada ético. ¡Claro está!, no se trata de jugar al gato y al ratón. Esta es una ocasión para que los colombianos, todos, reflexiones entorno a nuestro comportamiento cívico y ciudadano, de manera que tomemos mayor conciencia de nuestro deber de construir el bien común y actuemos en consecuencia, ¡por convicción!, comenzando por el cuidado de las cosas pequeñas. Cuando juega la selección Colombia de fútbol de mayores, pareciera que una gran parte del país se “paralizara”, claro, de manera voluntaria. Acaso, ¿el cuidado común, frente a la amenaza de la propagación del coronavirus, no es de mayor importancia?

 

Aún más, hoy se requieren líderes, tanto en el sector público como privado, que motiven a la ciudadanía a comportarse ética y solidariamente; obviamente, no solo con su palabra, sino sobre todo con el ejemplo de sus vidas, fundamentadas sólidamente en principios, propio de personas íntegras, donde su mayor preocupación y su principal motor, no sea la acumulación de riqueza, sino la construcción de un país sin los graves flagelos sociales que sufre una gran parte de la población.

 

PD: Japón, país caracterizado por una cultura de disciplina y responsabilidad, “quedó a partir de este martes (6 abril) y durante un mes bajo un estado de alerta sanitaria que busca atajar el repunte reciente de la pandemia de coronavirus y que afectará especialmente a los centros educativos y a los lugares de ocio, buscando no afectar demasiado a la poderosa maquinaria productiva del país”[4].

La banca multilateral debe otorgar períodos de gracia a muchos países, por lo menos en los años 2020 y 2021, sobre todo, a los países emergentes o en vías de desarrollo, de manera que sus presupuestos puedan asumir los gastos, no solamente la emergencia de salud, sino para la reactivación de sus economías.

 

[1] https://www.elespectador.com/noticias/bogota/policia-fue-asesinado-en-el-colegio-cundimarca-al-intentar-hacer-cumplir-la-cuarentena-articulo-915367 (18 Abr 2020. bogota@elespectador.com)

[2] https://www.semana.com/nacion/articulo/mujer-insulta-a-policias-que-la-multaron-por-violar-la-cuarentena-en-bogota/658886

[3] https://www.eltiempo.com/bogota/donde-estan-los-que-se-volaron-de-bogota-para-semana-santa-481798

[4] https://www.portafolio.co/internacional/japon-declara-estado-de-emergencia-por-repunte-del-coronavirus-539730