COINCIDENCIAS DE

UN 9 DE ABRIL

Por: Andrés Villota

En entrevista concedida a Yamid Amat, el Dictador Comunista Fidel Castro contó que, casualmente, estaba caminando por la Carrera Séptima con Avenida Jiménez de Bogotá justo en el mismo momento en que le habían disparado a Jorge Eliecer Gaitán.

 

Existen testimonios sobre la presencia del mismo Fidel Castro en la toma de la Estación V de la Policía Nacional, la que fue coordinada por él, en el campo de futbol del Colegio San Bartolomé de La Merced (en la misma cancha que empezó Millonarios FC), institución en la que estudiaban dos de los hijos del Presidente, Mariano Ospina Pérez. El colegio fue destruido parcialmente y lo trataron de incendiar. Finalmente llegó el Ejercito y retomó el control de la Institución. El Banco Central de Colombia inmortalizó la presencia de Fidel Castro en los hechos violentos del 9 de abril de 1948, en los actuales billetes de mil pesos colombianos.

 

Fidel Castro había ingresado a Colombia con un pasaporte venezolano y como miembro de la Delegación de Venezuela que participaría en la Novena Conferencia Panamericana. La delegación llegó por tierra en un convoy de carros, buses y camiones que, decían en la época, iban llenos de armas. El Presidente era Rómulo Gallego. Gallego había participado en el Golpe de Estado de 1945 en contra del General Isaías Medina Angarita con quien había perdido las elecciones democráticas de 1941. Ese Golpe de Estado puso en el poder a Rómulo Betancourt, hasta que en el año de 1947, Rómulo Gallego, fue elegido democráticamente como Presidente de Venezuela por el Partido Alianza Democrática, apoyado por el Partido Comunista de Venezuela.

 

Como lo afirma mi profesor Pierre Gilhodes, en su ensayo El 9 de abril y su Contexto Internacional: “lo que sucedió en Colombia a partir de 1946, con el mandato de Mariano Ospina Pérez y la profunda división liberal se comprendería mejor si se relacionara con los acontecimientos que se presentaban por ese tiempo en otros países, en especial en Venezuela”.

 

En 1946, Sir Winston Churchill, habló por primera vez de una cortina de hierro que había dividido a Europa. En septiembre de 1947, Andrei Jdanov, advirtió en Polonia durante la reunión en que se conformó el Kominform que, los antiguos aliados de la Segunda Guerra Mundial se habían dividido entre los que querían la Paz (ellos) y los que querían la Guerra (los Estados Unidos). Fue el planteamiento de la Doctrina Jdanov en contrapeso de la Doctrina Truman, promulgada en marzo de 1947 por el Presidente de los Estados Unidos, Harry Truman. 

El ambiente mundial estaba bastante caldeado en los días previos al 9 de abril de 1948. En Francia e Italia, se había expulsado a los Comunistas del Gobierno. Y en América Latina se estaban prohibiendo los Partidos Comunistas en Brasil y Chile. La presencia de agentes de los Servicios de Inteligencia de las diferentes potencias mundiales en Bogotá, fue probada con el tiempo. Se estaban formando los grandes ejércitos que se iban a enfrentar por casi medio siglo en la Guerra Fría. Colombia era un combatiente muy preciado para los dos bandos.

 

El 21 de Noviembre del 2019, una comunicadora social de un canal de televisión local empezó a transmitir en vivo desde la entrada del conjunto residencial donde se encontraban los hijos del señor presidente Iván Duque. La comunicadora social, dio la ubicación exacta del lugar y logró convocar a una muchedumbre que amenazaba con protagonizar un pogromo. La familia presidencial tuvo que ser extraída del lugar en un helicóptero al final de la tarde.

 

Una casualidad de las muchas que existen entre lo ocurrido el 9 de abril de 1948 y los acontecimientos recientes del 21 de noviembre del 2019. Una vez más, Venezuela. Ni a Ospina Pérez, ni a Duque Márquez los pudieron tumbar. En los dos casos, se habló de hechos aislados que aparentemente no tuvieron preparación previa. En los dos casos, la consecuencia mediata fue la recomposición del Gabinete Ministerial. En los dos casos estuvo detrás de Venezuela, una Potencia Extranjera.

 

La caída del Presidente Rómulo Gallego, ocurrió el 12 diciembre de 1948. Ocho meses después de los actos violentos del 9 de abril de 1948. Sería otra casualidad que, la Dictadura de Nicolás Maduro cayera en Julio del 2020. Ocho meses después del 21 de noviembre del 2019.

+++++++++

Cabe anotar que la Toma del Palacio de Justicia (06 de noviembre de 1985) tuvo el mismo objetivo del comunismo tomarse el poder por la fuerza dando un Golpe de Estado, apoyado desde la legalidad por la oposición política al gobierno de turno. Tuvo el mismo fondo, al pretender provocar la renuncia del presidente Belisario Betancourt posterior a un juicio revolucionario por haber “incumplido” con lo pactado en el Acuerdo de Paz con el Grupo Terrorista del M-19. De hecho, ese grupo de facinerosos bautizó el holocausto como “Operación Antonio Nariño por los Derechos del Hombre”, para justificar su accionar como una lucha por la reivindicación de “sus derechos”. También se destruyó el Palacio de Justicia, como el 9 de abril.