AHORA QUE LOS LADROS PERRAN

Ahora que los ladros perran,

Ahora que los cantos gallan,

Ahora que albando la toca

Las altas suenas campanan,

 

Y que los rebuznos burran,

Y que los gorjeos pájaran

Y que los silbos serenan

Y que los gruños marranan

 

Y que la aurorada rosa

Los extensos doros campa,

Perlando líquidas viertas

Cual yo lágrimo derramas,

 

Yo, friando de tirito,

Si bien el abrasa almada,

Vengo a suspirar mis lanzos

Ventano de tus debajas.

 

Tú en tanto duerma tranquiles

En tu rega camalada

Ingratándote así burla

De las amas del que te ansia

 

¡Oh, ventánate a tu asoma!

¡Oh, persiane un poco la abra,

Y suspire los recibos

Que este pobre exhalo amanta!

 

Ven, endecha las escuchas

En que mi exhala se alma

Y que un milicio de músicas

Me flauta con su acompaña,

 

En tinieblo de las medias

De esta madruga oscurada,

Ven y haz miradar tus brillas

A fin de angustiar mis calmas.

 

Esas tus arcas son cejos

Con que, flechando disparas,

Cupido pecha mi hiero

Y ante tus postras me planta;

 

Tus estrellos son dos ojas,

Tus rosos son como labias,

Tus perles son como dientas,

Tu palme como una talla;

 

Tu cisno como el de un cuelle,

Un garganto tu alabastra,

Tus tornos hechos a brazo,

Tu reinar como el de un anda.

 

Y por eso horo a estas vengas

A rejar junto a tus cantas

¡Y a suspirar mis exhalos

Ventano de tus debajas!

JOSÉ MANUEL MARROQUÍN