¿A QUÉ SE ENFRENTA LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN 2020?

Por: Jorge Hernán Cárdenas Santamaría

Ingeniero industrial de la Universidad de los Andes

M.A. in Economics de University of Minnesota

Master of Science in Management del Massachusetts Institute of Technology (MIT)

Director de Oportunidad Estratégica

 

Es el momento de posibles disrupciones que van en distintas direcciones:

 

  1. La Educación superior se enfrenta a un desafío colosal. Según la UNESCO hay un total de 1.400 millones de estudiantes que se ven afectados por la pandemia COVID-19, son el 80 por ciento de los estudiantes en todo el mundo. 


  2. Según el IFC a corto plazo, muchas IES se enfrentarán a desafíos para garantizar la disponibilidad de sistemas, equipos y talento humano necesarios para desarrollar experiencias de aprendizaje en línea de todo valor y que puedan cumplir con los requisitos de graduación.

  3. A corto plazo, muchas IES se enfrentarán a desafíos para garantizar la disponibilidad de sistemas, equipos y talento humano necesarios para desarrollar experiencias de aprendizaje en línea de todo valor y que puedan cumplir con los requisitos de graduación. 


  4. Las IES también deben repensar rápidamente como elevar la experiencia académica del estudiante en un ambiente en línea y minimizar las tasas de deserción; así como también mejorar los procesos de admisión para respaldar la liquidez de la institución . 


  5. La pandemia puede estresar las finanzas de IES. Esta situación puede alterar fundamentalmente los “modelos de negocio” en la educación superior y alentar una aceptación más amplia de los modelos en línea. 


  6. El aprendizaje en línea se ha convertido en una necesidad en las sociedades actuales, donde además ya se presenta una creciente necesidad de encontrar nuevos arreglos flexibles de trabajo y estudio, que permitan a los trabajadores responder a la mejora continua y a la actualización que requiere mundo del trabajo. Luego la actual crisis puede conllevar a nuevos enfoques educativos hacia adelante. 


  7. Una parte importante de las necesidades de educación y capacitación de una persona se presenta ahora en una etapa posterior de la vida, luego hay una gran necesidad de reentrenamiento y nueva formación, pero con un modelo nuevo. 


  8. En aquellos países emergentes donde el aprendizaje a distancia ha crecido exponencialmente, un número relevante de estudiantes ya está por encima de la edad tradicional de la educación superior. Por ejemplo, comenta el IFC solo en el Brasil, un 52% de los estudiantes de aprendizaje a distancia tienen 30 años o más, y más del 63 por ciento son mujeres. 


  9. Muchas personas en la fuerza laboral se beneficiarían de la actualización y desarrollo nuevas competencias, dado el creciente número de trabajos que requieren educación en el nivel postsecundario.

Los mas vulnerables


Es importante prestar especial atención a los alumnos más vulnerables para evitar la profundización de la desigualdad educativa y social.

Alumnos rezagados que necesitan más refuerzo personal e individualizado: Hay que aprovechar las ventajas que nos proporcionan las TICs para personalizar la formación de los alumnos (refuerzo por materias, refuerzo de asignaturas instrumentales para los alumnos de entornos desfavorecidos, etc.).

La situación económica y laboral en los hogares más afectados por esta crisis se transmite a la capacidad de estudio y concentración: Situaciones difíciles desde el punto de vista económico y de estrés de los padres afectan negativamente al rendimiento académico de los alumnos.

La brecha tecnológica: no todos los alumnos tienen buen acceso a internet o a otros dispositivos tecnológicos necesarios para este tipo de trabajo.

 

El día después de la reapertura de las IES

Es importante usar este tiempo para planificar la salida de la crisis y establecer un marco de referencia que ayude a los procesos de toma de decisiones en el sector de la ES. Para la UNESCO, el marco de referencia debería partir de los siguientes principios:

  1. Modelar la Distancia Social en el ambiente Universitario .

  2. Asegurar el derecho a la educación superior de todas las 
personas en un marco de igualdad de oportunidades y 
de no-discriminación. 


  3. No dejar a ningún estudiante atrás. La crisis impacta en 
grado distinto a los estudiantes, profundiza las 
desigualdades existentes y genera otras. 


  4. Revisar los marcos normativos y las políticas en curso, para asegurar medidas estructurales que entiendan la educación como un continuo donde las trayectorias educativas deben ser fortalecidas desde la primera infancia hasta la educación superior. 


  5. Prepararse para la reanudación de las clases presenciales, evitando la precipitación y ofreciendo, desde el primer momento, claridad en la comunicación a toda la comunidad académica.

  6. La reanudación de las actividades presenciales de las IES debe verse como una oportunidad para repensar y rediseñar los procesos de enseñanza y aprendizaje.

  7. Gobiernos e IES deberían generar mecanismos de concertación que permitan avanzar conjuntamente en la generación de mayor capacidad de resiliencia del sector de la educación superior ante futuras crisis.

Algunas conclusiones y recomendaciones para las IES

Digitalización como complemento y nuevo paradigma: puede ayudar a crear modalidades de educación complementaria, que atiende poblaciones mayores, puede ser menos costosa y más conveniente, y puede también ampliar acceso.

Normas de distancia social en las IES: repensar frentes nuevos, tales como normas de protección personal; reprogramación y manejo de horarios; densidad horaria de los campus; tamaño de los salones de clase; formas creativas de buscar complementariedad entre educación presencial y distancia; turnos en cafeterías; apoyo de bibliotecas como sucede en el G8 en Medellín, donde los libros se llevan a las residencias de los estudiantes; prestamos y apoyo a estudiante para adquirir equipos de computación; y en suma en las Universidades, repensar el bienestar humano en una situación inesperada y frente a un riesgo nuevo y de consideración.

Toda crisis trae oportunidades: es posible que esta crisis, que afecta severamente a las universidades, conlleve a precipitar cambios importantes que beneficien el acceso, las tecnologías y en últimas el uso de nuevos instrumentos de aprendizaje. “La educación superior no volverá a ser la misma".

Descarga el informe completo dando clic en el icono PDF